TIENES POCO TIEMPO, NO LO DERROCHES

Durante este periodo de tiempo, podemos marcar el futuro de nuestro equipo tanto para bien como para mal, ya que debemos utilizar este periodo del encuentro para transmitir los mensajes que queremos dejar impronta en los jugadores e intentar evadirnos de la monotonía y de conceptos que no tienen que ver con el desarrollo del juego en la segunda parte. Lo que ha pasado, ya ha pasado, seguir debatiendo en ello no tiene sentido.

Con suerte, durante este periodo tienes 10 minutos para poder hablar con jugadores y cuerpo técnico. Lo normal en base es que no tengas ni 5 minutos para poder darle un giro al partido (en caso necesario) o reforzar lo positivo de lo trabajado.

Por todo esto, queremos daros unas claves para mejorar esta charla:

TIENES POCO TIEMPO, NO LO DERROCHES

Ya hemos dicho que, si tienes suerte, tienes 10 minutos de descanso para poder hablar con jugadores y cuerpo técnico. De esos 10 minutos, es fácil que te quede de tiempo efectivo unos 7-8 minutos. En estos minutos debes hacerte notar y debes de mandar un mensaje claro y conciso.

SEPARA EL TIEMPO; DALES UN TIEMPO

Lo mejor para el jugador no es entrar al vestuario y soltar toda la charla que tengas preparada en tu cabeza, el jugador entra a mil pulsaciones de la primera parte y puede ser un choque de intereses si lo que cuentas no es lo que piensan los jugadores.

  • Deja que los jugadores entren primero

Los jugadores entran al vestuario de manera distinta a la que entramos, nosotros lo mas normal, es que entremos calmados y con ese puntito de nerviosismo, el cual no sabe como va a acabar si chocas directamente con unos jugadores que entran o calientes (lo normal si vas perdiendo) o de risas (si vas ganando).

Déjales que hablen entre ellos y en este momento, la ayuda del capitán (ya pactada anteriormente con el jugador) es fundamental para preparar la relación durante la charla de cuerpo técnico-jugadores que se va a dar.

  • Mantén una charla con el cuerpo técnico

Durante el primer tiempo, la charla entre el cuerpo técnico debe ser fluida para poder intercambiar opiniones, pero durante los minutos en los que no entramos al vestuario son muy importantes para ver otros puntos de vista que el entrenador tenga en la cabeza y pueda estar equivocado o, por el contrario, todo el cuerpo técnico sintáis lo mismo.

Tenemos que imaginar que nos va a deparar el segundo tiempo, que mensaje debo de mandar a los jugadores, asi como de que tipo, técnico, táctico, motivador…. Todo va a depender de la situación en la que nos encontremos y del estado de los jugadores.

  • Momento crucial: la charla con los jugadores

Sacar a la luz aspectos negativos de la primera parte e intentar “solucionarlos” durante este periodo es perder el tiempo. Lo pasado, pasado esta, y lo que hay que hacer es “ajustes” para que no se vuelva a repetir el trabajo negativo del primer periodo.

Olvídate de individualizar el error, es un arma de doble filo, los jugadores pueden saltar y convertir en esa charla en un desastre donde el único mensaje que se dé sea el de desunión.

Ningún tipo de discusión, tu mandas en ese tiempo de descanso y los tiempos de la charla son tuyos, tu sabes cuando dar la palabra a alguien y cuando deben de callar para que te escuchen.

Mensajes en los que se realicen ajustes del partido, dando siempre correcciones beneficiosas para el equipo y como hemos dicho, nunca individualizar errores ni aciertos positivos delante de todo el grupo para no crear fracturas.

Tu lenguaje debe de ser correcto, claro y conciso y no salirse de lo trabajado durante la temporada. Nunca te deben de ver alterado, pero si enérgico, que te vean que sientes que tenéis el partido y que o bien, vais a mantener el resultado o le vais dar la vuelta con todo lo que le estas diciendo durante el descanso.

Deben se salir del vestuario conscientes de que van a realizar mejor partido y con mejores sensaciones de las que entraron en el vestuario al acabar la primera parte.

  • Charlas individuales

Si tienes algo que hablar con algún jugador, tanto en positivo como en negativo, hazlo a parte y según vas saliendo, nunca te quedes con ellos en el vestuario, pueden pensar (y es lo que parece) un castigo.

Que sean palabra siempre de animo con pequeñas correcciones (aunque lo haya echo bien) usando la técnica SÁNDWICH (positivo-negativo-positivo) para que se quede con lo positivo de la acción en si y salga motivado y lo recuperes (en caso de acción negativa) para la segunda parte.

APÓYATE EN EL CUERPO TÉCNICO

Lo normal es que no puedas con todo, y según el mensaje que des, puede que parezca una guerra con los jugadores, por eso, tu cuerpo técnico puede ayudarte en esos aspectos que ellos han visto y a ti te ha costado, o que sepan tocar la fibra de algunos jugadores que se necesiten para el partido.

Para cambiar el chip y los jugadores no decaigan, si hablan ellos entre medias que das tu el mensaje importante (la colocación también es crucial, que se encuentren algo separados de ti para que cuando hablen, tengan que buscarlos y eso te hará ver que están metidos) hace que estén obligados a estar atentos y no a desconectar y caer en la monotonía de una persona hablando durante 5 minutos sin parar.

Esta técnica, la podéis trabajar durante la semana en la explicación de ejercicios en los cuales tu cuerpo técnico sea parte fundamental de ellos.

CONCLUSIÓN

Tenemos poco tiempo, pero tenemos que llegar al jugador, tenemos que hacerles ver que ellos tienen un tiempo de hablar y el cuerpo técnico tiene otro. Que, a pesar del resultado, la comunicación debe de ser fluida y reciproca y que al volver del vestuario tienen que ser mejor jugadores y formar mejor equipo que él que ha entrado.

552 Visto

Deja una respuesta