El equilibrio entre entrenadores y árbitros

A mí como entrenador me encanta cuando veo a los árbitros salir a la pista concentrados, pero empáticos y con ganas de “pitar”.

Como ex-árbitro de futbol sala y tras 13 temporadas ejerciendo, aprendí como saber decirle a entrenador “mister hasta aquí” y el ya sabía que había llevado la protesta demasiado al límite del reglamento y de ahí no podía pasar. Aceptaba de buen grado cuando me discutían con buen trato una acción y con una mirada cómplice le hacías saber: “Ok a tu comentario, pero ya estoy en ello”. Para mi esta es la esencia de trato y comportamiento entre entrenador y árbitro. Como me dijo hace muchos años un entrenador cuando era un joven árbitro: no hace falta decir “aquí mando yo”, porque es obvio que lo sabemos, el cómo mandas si es importante para hacerte respetar en una cancha.

Intentaba siempre que el juego lo permitiera, ser comunicativo con los jugadores y entrenadores, una charla con un jugador con el tiempo parado ayudaba mucho mas a dirigir el partido que una amonestación disciplinaria por “hablar más de la cuenta”, y por supuesto siempre tenía esa charla en el momento que fuera necesaria con un jugador de base instruyéndole y ayudándole en un aspecto del reglamento, no hay que olvidar que los árbitros en categorías base ejercen una labor de formadores como cualquier entrenador.

Actualmente como entrenador y desde el punto de vista que me da haber sido árbitro, he reflexionado mucho sobre cuál debe ser la relación ideal entre estas dos figuras en la pista. Pienso que la palabra que puede definir bien esta relación es EQUILIBRIO. Siendo una relación consecuente entre ambas partes teniendo en cuenta algunos parámetros que considero muy importantes como entrenadores y como arbitros:

ENTRENADOR:

1. El entrenador debe conocer bien el reglamento y también los detalles que son más observados por los árbitros. Intentando trabajar que acciones del juego son frecuentemente mas castigadas por los árbitros para trabajarlas en los entrenamientos y asi evitar lo máximo posible que nuestro equipo no las cometa, consiguiendo una mejora en nuestro juego.

2. Honestidad. El entrenador debe trabajar para que el jugador mejore aspectos que lo hagan más competitivo, sin intentar engañar al colegiado.

3. El entrenador puede entrar en discusión con el árbitro por acciones de reglamento no de apreciación, ya que cada uno puede ver una situación de juego de una manera distinta, por que todo es susceptible de verlo desde muchos puntos de vista en un segundo.

4. El entrenador debe entender un error de un árbitro en cualquier lance del partido. Si existe el equilibrio necesario muchas veces ese error es reconocido por parte del arbitro.

5. Credibilidad. Es evidente que si desde el minuto 1 estamos protestando acciones, perdemos credibilidad y el equilibrio se rompe. Hay que tener claro cuando hablar y por qué.

6. Hay que saber protestar. Gestualizar… incitar al público… exhibir un nerviosismo constante… rompen el equilibrio entre entrenador y árbitro. Hay que saber hablar con rigurosidad y argumentación.

ARBITRO:

1. En el momento en el que el árbitro cree estar en peldaño superior se rompe el equilibrio. La autoridad se gana la mayoría de veces con la empatía de entender las reacciones de los entrenadores. Ponerse en el lugar de…. es algo que no hacen demasiados árbitros.

2. El árbitro debe tomarse cada partido como una mejora en su evolución como participante del juego. Querer ser mejor y querer hacerlo bien en cada partido y hasta el último minuto.

3. El árbitro debe conocer el reglamento, pero también el desarrollo del juego desde el punto de vista del entrenador y del jugador. Deben formarse para ello, no debe ser un juez que aplique la norma únicamente, cada partido es diferente y hay acciones del juego que no se puede tomar la misma sanción disciplinaria en un partido que en otro.

4. El árbitro debe estar abierto a hablar situaciones constructivas. Entiendo que no se puede ni debe estar todo el partido hablando o justificando decisiones, pero tampoco es positivo cerrarse en banda y desconectar el canal de comunicación. Esto rompe el equilibrio En resumen, todos debemos evolucionar en el aprendizaje del juego y creo que debe ser juntos desde la honestidad y el respeto y sobretodo intercambiando información. Siendo para mi muy necesaria una reunión al principio de las temporadas entre árbitros y entrenadores en todas las categorías, para así poder desarrollar entre todos una mejor comprensión y aplicación del reglamento de nuestro deporte.

512 Visto

Deja una respuesta